¿QUÉ ES Y CÓMO AFECTA LA MIELINIZACIÓN A LA COMUNICACIÓN ENTRE NEURONAS?

Un poquito de ciencia para comprender más sobre cómo funciona nuestro cerebro.

La vaina de mielina es una capa gruesa que cubre el axón de las neuronas facilitando así la trasmisión de información más rápida y eficaz entre las neuronas.

Las neuronas comienzan a mielinizarse al final del embarazo (alrededor de la semana 38-40) y al nacer, y no termina este proceso hasta cumplir los 25-30 años.

Primero comienzan las neuronas motoras (involucradas en el movimiento, mayoritariamente en el lóbulo parietal), después las olfativas (en el olor) y sensitivas (percepciones y sensaciones; principalmente en el lóbulo parietal y occipital, este último procesa la información visual) y a continuación, la zona del lóbulo temporal y el prefrontal. El lóbulo prefrontral está encargado de la planificación a largo plazo de nuestro comportamiento, también de inhibir las conductas instintivas/primitivas y también está involucrado en emitir juicios de valor).



El cerebro en adolescentes: En esta etapa aún no se han mielinizado las neuronas del área prefrontal (involucrado en controlar nuestra conducta), por lo tanto, son más arriesgados en sus comportamientos (no inhiben sus impulsos) y actúan muchas veces “sin pensar” (ya que la capacidad de planificar sus acciones está aún desarrollándose).

El cerebro adulto-joven: Abarca el periodo del fin de la adolescencia hasta los 40 años aproximadamente. En este punto el cerebro se encuentra en el punto máximo de sus capacidades cognitivas (alrededor de los 30 años el sistema nervioso comienza su declive).

El cerebro adulto: De los 40 años a alrededor de los 70 años. El cerebro, sus conexiones y su consciencia se enriquecen de lo vivido y aprendido.

El cerebro en la vejez: A partir de los 70 años en adelante. En este punto la consciencia del individuo no es objetiva, está centrada en el pasado y en lo vivido. La corteza prefrontal se degrada con la edad y en esta etapa especialmente dejando al cerebro inconsciente más libre de ejercer su voluntad. J. Whalley propuesto el concepto de “reserva cognitiva” donde diversos factores: actividad intelectual cerebral + hacer ejercicio físico + llevar una dieta sana = contribuiría a proteger al cerebro contra enfermedades.

Por tanto, la mielinización es un aspecto fundamental para el desarrollo y correcto funcionamiento de nuestros procesos cognitivos.

author-sign

About Conchi Cerván

Psicóloga General Sanitaria. Master en RRHH - Universidad de Málaga.